TarifasBlancas es la web de descuentos para Desemplead@s y personas con discapacidad
Hojas

Hojas

Muchos ya me conoceréis a través del e-mail o de las llamadas telefónicas que hago con vosotr@s, usuari@s de Tarifas Blancas, para l@s que aún no, soy Rocío Leiva, trabajadora social y asesora de l@s usuari@s de nuestra web.

He de deciros que mi profesión me encanta, que mi trabajo sea  ayudar a las personas es lo que siempre me ha motivado en mi día a día. Ahora, trabajando aquí, mi objetivo es ESCUCHAR a las personas, saber qué necesitan aquellas que, lamentablemente, ahora mismo no tienen empleo o tienen alguna diversidad funcional. Con este objetivo, el equipo de Tarifas Blancas trabajamos en la búsqueda de buenos descuentos que estén acordes a vuestras peticiones. Es por ello, que os animo a que nos lo digáis : )

Yo también he estado en situación de desempleo, y en esos momentos, la mente juega un papel importante, pues,  depende de ella que nos encontremos con un estado de ánimo u otro.

Es una situación complicada pero nunca debemos perder la esperanza de volver al mercado laboral.  ¿Y qué es la esperanza para mí? Es el hilo que me mantiene a flote, la que me hace que piense que las situaciones no son perennes  sino caducas y la que me hace reflexionar que la hoja que un día cayó de la rama y se marchitó, volverá a renacer y crecer tan verde y fuerte en el mismo árbol, en este caso en otro ramal de un nuevo empleo.

Ante todo, debemos confiar y valorarnos nosotros mismos para que otr@s lo hagan. Nuestros pensamientos y nuestro estado se transmiten a l@s demás y con  actitud positiva las cosas mejoran mucho, tanto para ti como para tu alrededor. Es fácil echar las culpas al exterior, pero trabajemos en mirarnos el interior para descubrir lo maravillos@s que somos.

Coge impulso para llegar a donde quieras llegar, a la rama que quieras, aunque no lo creas depende de tu esfuerzo, motivación y ganas.

¡Quiérete!

Rocío Leiva.

 

¿Te ha gustado el artículo? Espero que Sí !
Si quieres conocer más sobre TarifasBlancas, accede ahora en nuestra web y te sorprenderás
Acceder ahora a TarifasBlancas.com
¿Qué hay en esta historia que sea de “ciencia ficción”?

¿Qué hay en esta historia que sea de “ciencia ficción”?

Año 3547 en el Sistema planetario del Sol Emergente.

En la base Medusa del centro de mandos hay un caos tremendo y nadie es capaz de reaccionar ante la falta de coordinación entre los equipos. Se necesita a alguien que pueda encontrar la estabilidad y devuelva la normalidad a las comunicaciones tan necesarias en nuestro universo.

-Es urgente, señores, no podremos aguantar mucho más tiempo así. En esta situación acabaremos quebrando y la competencia se quedará con todo el sector. Necesitamos crear el puesto y cubrirlo con la persona indicada-, le explicaba el director de recursos humanos al comité de dirección al completo reunido en sesión extraordinaria.

-Cada vez tenemos más incidencias en las transmisiones nanocelulares. Ayer sin más, en una multiconferencia dentro de las naciones de la Región de la Tercera Luna Verde, transferenciamos a un cliente a la casa familiar de uno de sus interlocutores mientras el resto esperaba la comunicación en las instalaciones de la empresa. No se pueden cometer errores así. Y lo peor es que estas situaciones se repiten hasta la saciedad. Debemos actuar cuanto antes-.

-Sabemos que el puesto es necesario, pero no será fácil encontrar el candidato idóneo, ¿Qué nos propone?-.

-El perfil es claro y sencillo. Necesitamos una mujer, a ser posible mayor de 45-.

-En eso estamos todos de acuerdo. Está claro que necesitamos alguien que tenga experiencia en solucionar conflictos entre el personal y/o  los diferentes departamentos, en coordinar todas las tareas y si es el caso meterse de lleno en ellas, en mantener las cuentas dentro de un orden sin dejar por ello de abastecer por completo al centro. Alguien que tenga esa capacidad de comunicación verbal y no verbal con todos y cada uno, sabiendo ponerse a su nivel y llevándole al resultado esperado.  Alguien que además acostumbre a tomar varias decisiones importantes cada día-, sentenció uno de los presentes.

-Es lo que hacía mi madre en casa cuando no estaba trabajando en su empresa-.

-Y necesitamos que tenga más de 45, seguro-, corroboró otro de los gerentes de la reunión. -Es cuando la familia comienza a no necesitar tanto de sus actividades-.

-Sin embargo ella está en su mejor momento. Tiene todas las experiencias acumuladas a lo largo de sus años y el tiempo necesario para dedicarse a su trabajo-,  continuó el director de Recursos humanos.

-Además está la actitud. Es en este momento, en el que dejan de necesitarla tanto dentro de la unidad familiar que necesita volcarse más si cabe en otros proyectos-.

El director general se levantó de su silla dando por finalizada la reunión. Y dirigiéndose al responsable de recursos humanos dijo:

-Lo más importante ya está decidido, trabajen ustedes el resto: requerimientos laborales, formación, tipo de contrato, duración y retribuciones. Empiecen cuanto antes a buscar. Quiero ese puesto cubierto de inmediato-.

Uno a uno los hologramas fueron desapareciendo  del salón de reuniones que quedó vacío y a oscuras; mientras, el departamento de recursos humanos al completo comenzaba a virtualizar el anuncio con la intención de difundirlo en todos los sistemas planetarios conocidos:

SE BUSCA MUJER MAYOR DE 45 AÑOS…

¿Te ha gustado el artículo? Espero que Sí !
Si quieres conocer más sobre TarifasBlancas, accede ahora en nuestra web y te sorprenderás
Acceder ahora a TarifasBlancas.com
La importancia de tener amigos

La importancia de tener amigos

No suelo escribir en blogs ni publicar opiniones -la redacción no es lo mío, precisamente-, pero creo que la estupenda labor del equipo de TarifasBlancas.com merece una excepción y que me esfuerce en escribir esta entrada.

Trabajo en el sector de telecomunicaciones, un sector que no tiene grandes problemas de desempleo actualmente. Hace un par de meses, acabó de forma inesperada el proyecto en el que estaba subcontratada, y mi empresa en concurso de acreedores, apoyándose en un acuerdo de ERE aprobado por el juez me echó a la calle junto a otros compañeros.

No era la primera vez que me quedaba sin trabajo, pero sí tenía la obligación de no repetir los errores de la vez anterior y dejar que el derrotismo me llevase a una depresión que empeoraría todavía más la situación. No, esta vez tenía que ser más objetiva conmigo misma y ser capaz de hacer valer mis capacidades para contrarrestar mis puntos débiles, de esos que sólo ven los entrevistadores (edad, etc.). Porque todos tenemos capacidades para algo. Absolutamente todos.

Sin embargo, no me ha dado tiempo a hacer este examen de mí misma. Qué razón tenía aquél que acuñó la frase “¡Hay que tener amigos hasta en el infierno!” Precisamente un amigo que me conoce –y parece que es más objetivo conmigo que yo misma- me comentó la posibilidad de incorporarme a un proyecto en el que necesitaban de mi experiencia anterior para incorporarme a un equipo de trabajo en el que él estaba. Tras unos días de tensión por las negociaciones entre el cliente y la empresa que me contrataría en caso de acuerdo todo llegó a buen puerto y aquí estoy, trabajando de nuevo y con ánimos renovados tanto por tener trabajo como por darme cuenta de lo que te aprecia y te valora la gente que te rodea. Lección aprendida 😉

¿Te ha gustado el artículo? Espero que Sí !
Si quieres conocer más sobre TarifasBlancas, accede ahora en nuestra web y te sorprenderás
Acceder ahora a TarifasBlancas.com
Océano en crisis

Océano en crisis

Cuaderno de bitácora. Día 973.

Sigo intentando mantener el rumbo Norte, pero los días en los que la tormenta arrecia escoro sin remedio por la fuerza del viento.

Todavía recuerdo aquel 11 de Octubre de 2012 cuando me ordenaron bajar del buque de mi empresa. -Nos hundimos- decían. -Deberéis navegar cada uno a su suerte. Yo cogí mi embarcación con la esperanza de encontrar pronto tierra, o quizás otro buque que se mantuviese a flote. Cargué a mi hija, mi hipoteca y mis ganas de trabajar y marqué rumbo Norte hacia el futuro. Sabía que no sería tarea fácil. El océano en crisis no ayudaría y los pocos buques que encontrara no tendrían demasiado sitio para alguno más en su tripulación.

Más de dos años y medio ya. He aprendido a navegar sola contra viento y marea. Hay pocos buques y ninguno me deja acercarme. Últimamente la radio dice que el océano está más calmado, debe ser que me encuentro en otro hemisferio, porque yo no logro avistar tierra. Los únicos que se me acercan son submarinos con marineros que dicen saber cómo me encuentro. Dicen que ellos tienen el remedio para que mis acercamientos a los grandes buques den fruto. Dicen que no sea joven sin experiencia ni que sea mayor y con demasiada; dicen que prepare las entrevistas al dedillo pero que sea tan natural como si no llevase nada preparado; dicen que no sea mujer con 45 años pero tampoco mujer joven y con cargas familiares, o casi mejor que no sea mujer; dicen que si no encuentras buques es porque no quieres cobrar unos escasos euros por navegar día y noche; dicen… Consiguen que lo poco que crea que tengo o que sé que soy se desvanezca, como si el hecho de haberme tenido que bajar de algún barco me hubiera hecho perder mi vida anterior y acabara de nacer. Es cuando llega la tormenta más violenta y mi nave maltrecha cruje al compás de las olas, pero entonces todos se alejan, tanto que ni siquiera los vislumbro tras el horizonte.

No obstante, cuando hay días en los que el mar me concede la tregua de la calma, intento visualizarme, y entonces me doy cuenta de que sigo aquí, contra viento y marea, y que aún sirvo para mucho. Aunque los buques se alejen y no lo quieran ver. Aunque los días en los que arrecia la tormenta pueda parecer que me encuentro a la deriva. Todavía sigo marcando el Norte con el timón sujetándolo con todas mis fuerzas para que mi navío no vire.

Cuaderno de bitácora. Día 973.

Otro día más sin avistar tierra.

¿Te ha gustado el artículo? Espero que Sí !
Si quieres conocer más sobre TarifasBlancas, accede ahora en nuestra web y te sorprenderás
Acceder ahora a TarifasBlancas.com
La importancia de conocer a la empresa antes de la entrevista.

La importancia de conocer a la empresa antes de la entrevista.

Como he comentado en alguna ocasión, antes de encontrar empleo pasé una larga temporada en búsqueda y captura de un trabajo. Y, por supuesto, realicé unas cuántas entrevistas de trabajo. Bueno, quizás no fueron tantas pero sí las suficientes como para aprender a hacer algo totalmente INDISPENSABLE.

Si no conseguí los empleos tras las entrevistas, seguro que no fue por no conocer la empresa en la que quería trabajar. Porque esa lección… me la llevaba bien aprendida. Es más, pongo la mano en el fuego y apuesto a que no conseguí esos trabajos porque mi perfil no se ajustaba a lo que buscaban, no por otra cosa.

Si tienes una entrevista de trabajo en breve, te aconsejo que hagas todo lo posible por conocer a la empresa antes de realizarla. Y no digo con esto que te suene el nombre o sepas a qué se dedican. No. Preocúpate por ir más allá. Investígala (aunque suene a libro de detectives) y empápate lo máximo posible de ella. Si quieres, te dejo unos pequeños consejos:

1. En la era de Internet, ¿quién no utiliza Google para saber más sobre un tema? Seguro que alguna vez has ‘googleado’ tu nombre para ver lo que salía. Pues bien, haz eso mismo con el nombre de la empresa. Podrás entrar a su web y conocerla a fondo.

2. Cuando entres en la web, revisa detalladamente cada una de las secciones. En especial aquellas donde presenten a la empresa y los servicios que ofrecen. Esto nos ayudará a tener 100% claro el tiempo que lleva en funcionamiento, qué trabajos hacen y, con un poco de suerte, cuál es su filosofía. Si la web no contiene estos apartados… esa empresa debería darle una vuelta y actualizarlos.

3. Además de entrar a la web, cuando la busques en Google pon especial atención a su perfil en LinkedIn. Es probable que encuentres información que podrás añadir a la de la web. Además, incluso puede que hayan subido la oferta de trabajo y tengan más detalles sobre el puesto de trabajo al que aspiras.

4. Por supuesto, ya que haces una búsqueda en Google, echa un vistazo a las webs que nombren a la empresa. Probablemente aparezca en algún foro o medio de comunicación. Sería fantástico que leyeses lo que se ha dicho sobre la empresa, sobre sus trabajos pasados, presentes y futuros.

5. Esto te parecerá obvio pero, te lo prometo, no todo el mundo lo hace: pregunta a tus amigos y conocidos si conocen la empresa. Seguro que te sorprende la cantidad de información que te pueden dar sobre ella. Y más cuando tus amigos, ex compañeros de trabajo y ex compañeros de clase son de tu mismo gremio.

6. Consejo de veterano desempleado: si en la web de la empresa hay una descripción de los responsables de cada departamento… presta especial atención al jefe o jefa de Recursos Humanos. Haz una búsqueda en Google de su nombre y conócele un poco mejor. Puede que te ayude durante la entrevista. A mí me ha funcionado. Más sabe el diablo por viejo que por diablo.

7. Ya que estás, echa un vistazo también a los directivos. Descubre de qué empresas provienen y qué han hecho en su pasado profesional. Sabrás la línea que siguen actualmente. Nuestro pasado escribe nuestro presente y futuro.

Y pensaréis “pero este tío que escribe el blog, ¿está en paro?”. Actualmente trabajo a tiempo completo para una empresa que me encanta, me valora y me motiva. Superé la entrevista de trabajo. Y les investigué antes de hacerla. No lo es todo pero… suma.

¡Suerte en la búsqueda! ¡Y a por ellos en la entrevista!

¿Te ha gustado el artículo? Espero que Sí !
Si quieres conocer más sobre TarifasBlancas, accede ahora en nuestra web y te sorprenderás
Acceder ahora a TarifasBlancas.com
A %d blogueros les gusta esto: