Blog

Encontrar el éxito más allá de los 30.

Encontrar el éxito más allá de los 30.

Quizás sea porque ya tengo más de 30 (unos cuántos más). Quizás sea porque siempre he tenido la mala costumbre de fijarme en la edad de las personas con éxito laboral. Recuerdo mirar la edad de los directores y actores famosos en cierta revista de cine y pensar “bueno, aún faltan cinco años para poder dirigir mi propia película”. Lo triste (o más bien gracioso), es que… cinco años después seguía sin conseguir aquellos que otros habían conseguido y yo quería.

No vamos ahora a discutir o teorizar sobre lo que significa conseguir el “éxito profesional”. Pero en el post voy a compartir algunos casos de personas que estaban en la ruina o casi, perdidos profesionalmente o al borde de la desesperación hasta que… pasados los 30, 40 o 50… tuvieron la idea que les cambió la vida. Oye, estas cosas pasan.

Ray Kroc

Este señor se dedicó a desempeñar multitud de oficios durante toda su vida. Desde vendedor de batidoras y vasos de papel hasta conductor de ambulancias. Como vendedor de batidoras conoció a los hermanos McDonald. Ellos regentaban una pequeña hamburguesería en un pueblecito de California. Cuando cumplió 59 años, decidió comprarles el local para intentar expandirlo a otros lugares. ¿Sabes cómo continúa la historia?

éxito laboral

 

J.K. Rowling

éxito laboral

Todos conocemos su caso. Madre soltera desempleada que vivía con subsidios y ayudas estatales. Había escrito un libro que nadie quería editar hasta que a los 32 años… Harry Potter se comercializó.

Harrison Ford

éxito laboral

Actor desde joven pero sin papeles importantes. Como su trabajo no le daba para vivir, trabajaba como carpintero como actividad complementaria. Cosas de la vida… construyó los camerinos de George Lucas. Se hicieron amigos y en 1973, cuando Ford tenía 31 años… le dio un papel y comenzó su imparable carrera.

Ang Lee

éxito laboral

Era joven cuando estudió cinematografía. Y era joven cuando no conseguía hacer realidad ningún proyecto. Encontrándose en desempleo, se dedicaba a cuidar de la casa. Sobrevivía gracias a los ingresos de su esposa. A los 36 años envió dos guiones a un concurso de Taiwán. Y ganó dos premios. Uno para cada guión. ¿Lo siguiente?

Sheldon Adelson

éxito laboral

Hay gente que nace para ser emprendedor. Sheldon ha hecho de todo. Ha vendido periódicos en un kiosco, caramelos, kits de aseo personal… Hasta que un día decidió montar una agencia de viajes. Y el negocio fue bien. Tanto que todos sabemos quién es.

Suze Orman

éxito laboral

Actualmente es una de las principales gurús del mundo financiero. Pero hasta los 30 años trabajó como camarera para ganarse la vida mientras cursaba una beca en Merrill Lynch. Fue a esa edad cuando la compañía de seguros Prudential se fijó en ella y le contrató como vicepresidenta de inversiones.

Y la lista continúa. En el amor y en el éxito laboral… dicen que la edad no importa. ¡Muchos éxitos a todos!

La actitud en la búsqueda de empleo.

La actitud en la búsqueda de empleo.

Ahora se cumplen 2 años del cierre de una gran empresa en mi tierra. Cientos de amigos trabajaban en ella. Y se quedaron en paro. Por suerte, cobrarían el paro. Muchos de ellos llevaban años trabajando. Pero, ¿qué ha ocurrido? Que otros tantos han visto como su paro se ha agotado y han dejado de recibir un dinero cada mes. Ahora vienen los “ay, ay, ay”, “madre mía”, “¿y ahora qué hago?”. Pues… buscar empleo. Algo que debiste hacer poquito tiempo después de quedarte sin trabajo.

Por lo que leo en la red, el 60% de personas no busca empleo más que en los portales online de ofertas. Pues… me parece fatal. Porque limitarse a hacer clic en las ofertas y esperar a que alguna caiga… no es actitud. Y la actitud lo es todo. Ya no sólo en la búsqueda de empleo sino en la vida en general.

actitud búsqueda de empleo
No busques a grandes distancias. Comienza por decir a tu círculo social que buscas empleo.

 

Todos los que hemos estado en situación de desempleo alguna vez en la vida hemos estado tentados a la comodidad de los portales de búsqueda de empleo. Como si fuésemos al supermercado, tan sólo debemos pasar por los pasillos, ojear los productos y comprar los que nos gusten. Aunque, más bien, deberíamos compararlo a una sala de juegos de Las Vegas. Vamos dando al botoncito de la fila de tragaperras para ver si alguna da premio. Y, aunque no sepamos jugar, participamos en todas por si cuela. Tan sólo hay que esperar a que suene el teléfono o el famoso ‘en proceso’, ese mensaje que nos hace sonreír y sentir esperanzas. Pues eso… considero que no es buscar trabajo. Es una parte de buscar trabajo pero… no es la actitud correcta o ideal, si me permitís la opinión.

No todas las empresas ofertan sus puestos en estos portales. Y no todas las empresas esperan a ofertar un puesto sino que revisan las bases de datos de curriculums que tienen o preguntan a sus conocidos o propios empleados. ¿Qué quiero decir con eso?

  • 1. Que envíes tu CV a las empresas en las que te gustaría trabajar aunque en ese momento no veas una oferta publicada en ninguna parte.
  • 2. Que digas a tu círculo social que andas buscando empleo. Si tu situación de desempleado es un secreto… nadie podrá echarte un cable. A mi actual empleo llegué gracias a una amiga que me envió un mensaje con el móvil que decía “Tío, que una amiga trabaja en una agencia y le han dicho que necesitan a alguien para apoyar al departamento. ¿Le digo que te llame?”. Si mi amiga no llega a saber que estaba buscando empleo, me habría escrito para proponerme tomar un café, para pedirme las fotos del fin de semana pasado o para contarme qué tal con su novio… ¡pero no para decirme que buscaban a alguien en la empresa donde trabajaba su amiga!

Yo no quiero dar recetas ni soluciones de gurú, sólo quiero compartir mis experiencias como desempleado. Os aseguro que son muchas. Por eso, sin duda, la búsqueda activa de empleo es actitud. Y buscar empleo de forma activa no es hacer clic en ofertas de empleo y sentarse a esperar. Hay que hacer que las cosas sucedan. Eso se llama ‘proactividad’. Depende de tu sector podrás hacer unas cosas u otras. Pero… sé activo y agota posibilidades. En fin… que me apetecía compartir este pensamiento ahora que he visto que cientos de amigos se han quedado sin la ayuda económica y están más perdidos que un alfiler en un pajal.

Como final a un post que me ha salido de lo más profundo de mi experiencia personal, quiero compartir un tema musical cuya letra lo deja bien claro: ser actitud. ¡Á-N-I-M-O!

Safari Crowdfunding o la financiación colectiva para emprendedores.

Safari Crowdfunding o la financiación colectiva para emprendedores.

“Tienes que tener amigos hasta en el Infierno”. Esta frase me la dijo mi padre cuando era pequeño. Bueno, me la dijo mi padre o la escuché en alguna película. No lo sé. Pero me la tengo bien aprendida. Si de algo me siento orgulloso es que tengo amigos en muchos sitios y de muchos campos distintos: desde voluntarios en proyectos solidarios en India hasta emprendedores de éxito en la capital. “Tú es que has corrido mucho”. Esto también me lo dijo alguien. A ver… me encanta conocer gente y aprender lo máximo posible de todo el mundo. “De todo se aprende”. No hay dos frases de abuelo cascarrabias sin tres.

Pues bien, la semana pasada me escribió un amigo para hablarme de un proyecto en el que anda metido. Y me pareció un contenido, de sobra, interesante para compartirlo con los lectores del blog de Tarifas Blancas. Aquí hablamos de búsqueda de empleo, pero también de gestión emocional o de creación de proyectos propios. Y esto que os voy a contar me parece interesante por dos motivos: porque es el proyecto de alguien que siempre ha luchado por sus sueños y porque el fin último del proyecto en sí es ayudar a quien también apuesta por sus propios sueños. ¿Cómo iba a ser tan egoísta y no compartirlo?

crwodfunding españa
Proyectos de entretenimiento, tecnológicos, científicos…

 

Una pequeña aportación, un gran proyecto.

Safari Crowdfunding es una plataforma de financiación colectiva dirigida a cubrir las necesidades de financiación de Start-ups, micro PYMES y PYMES, unificando dos conceptos: la Financiación Colectiva o Crowdfunding, con el Abastecimiento Colectivo (Servicios/Recursos) o Crowdsourcing. La plataforma apuesta por ideas de negocio en su fase de Start-up o Puesta en Marcha; Micro pymes o Pymes para el desarrollo de nuevos proyectos que generen crecimiento económico, avances tecnológicos, científicos y empleo.

En Safari Crowdfunding opinan que las fases posteriores a la financiación son de vital importancia para el éxito de los proyectos. Por ello, pretenden asegurar, o por lo menos facilitar al Inversor, la visibilidad necesaria en estas fases post-financiación.nSafari Crowdfunding apuesta por la realización de Planes de Ejecución post-financiación que faciliten al inversor el seguimiento y valoración de la inversión en la ejecución del mismo.
Si entras a la web podrás ver proyectos de índole científico promovidos por jóvenes talentos que no consiguen financiación de ningún otro modo. Una alternativa a la actual fuga de cerebros.

Y tú, ¿te convertirías en inversor de un proyecto por crowdfunding? ¿Pedirías financiación en este tipo de plataformas?

El uso del lenguaje apreciativo en la búsqueda de empleo.

El uso del lenguaje apreciativo en la búsqueda de empleo.

A lo largo de los largos meses que estuve en desempleo buscando trabajo, viví muchas experiencias. Entre ellas, un coach me invitó a tener algunas sesiones con él. ¿Y por qué no? Nos conocimos gracias a un curso al que también me invitó su empresa. Era un curso sobre técnicas para encontrar empleo. Muy divertido y didáctico. Pues bien, en estas sesiones de coaching surgió un término que no había escuchado antes: el lenguaje apreciativo.

El lenguaje apreciativo trata de guiar nuestra forma de hablar hacia la consecución de metas y objetivos. Me gustaría adelantar que todo lo que voy a comentar es tan sólo informativo. Pero si os parece de interés, utilizadlo… Yo lo puse en práctica y sentí cambios.

El lenguaje apreciativo ayuda a centrar nuestra energía diaria hacia aquellos objetivos que queremos conseguir. En este caso, empleo. Digamos que es una pieza más en la construcción de la nada sencilla gestión emocional durante la búsqueda de empleo. Pero, ¿en qué consiste este lenguaje apreciativo?

Me voy a basar en lo que aprendí a través de Marcos Santos de Evoluzión Alternative Coaching. Cada vez se utiliza más el término ‘lenguaje apreciativo’. Si sois usuarios activos de LinkedIn, seguro que habéis visto algún comentario sobre el tema.

lenguaje apreciativo
El lenguaje apreciativo te ayuda a conseguir tus objetivos.

 

  • Céntrate en la solución, no en el problema.

Una de las cosas que me propusieron era pasar más tiempo pensando en las soluciones que en los problemas que tenía. Esto es de lógica. Pero, a veces, no lo hacemos. Le damos más vueltas a lo mal que estamos, a lo difícil que es conseguir lo que queremos y a ver un futuro oscuro… que no nos queda energía para buscar una solución a lo que nos preocupa. Se trata de preguntarse “¿Cómo puedo mejorar esto?” en lugar de “¿Qué hice mal?”.

  • Di adiós a las oraciones negativas.

Hubo un día que me plantearon un ejercicio muy curioso: ser conscientes de cuántas frases negativas decía a lo largo del día. ¡Y fueron muchas! Me aconsejaron que en lugar de decir “No voy a volver a equivocarme” dijese “Lo voy a hacer genial”. ¿Por qué? Porque la primera frase nos hace quedarnos con que algo hicimos mal, con algo negativo. Por el contrario, la segunda frase nos lleva a pensar en un futuro positivo.

  • Busca oportunidades, visualiza lo positivo y sé consciente del esfuerzo.

Otro aspecto destacable del lenguaje apreciativo es estar atentos a lo que tenemos alrededor y ser capaces de ver soluciones, oportunidades u optimismo en pequeños detalles. Me contaron el ejemplo de la bellota. Si vas caminando y ves una bellota… lo ideal es visualizar que si la plantas en una tierra adecuada, si la riegas, si la cuidas… podrá convertirse en un árbol enorme.

  • La realidad no existe. Es un compendio de las realidades de todos.

Tu mundo, tus opiniones, el modo de ver las cosas… es personal. Por eso, no todos pensamos igual. Así que si alguien tiene una opinión distinta sobre un tema no es un ataque hacia ti, es su modo de ver las cosas. Eso sí, en ocasiones podrás sacar beneficios de esas opiniones. Es como cuando un padre aconseja a un hijo que no estudie cierta carrera. El hijo puede tener unos motivos para cursarla, y el padre otros para que no lo haga. Como se ha dicho siempre: cada uno es un mundo.

 

El tema del lenguaje apreciativo es curioso, ¿verdad? Os invito a investigar un poquito más sobre el tema. Seguro que algo de lo que leáis os podrá servir en vuestra búsqueda de empleo y en vuestra vida personal.

¡A por ello!

Cómo hacer una carta de presentación.

Cómo hacer una carta de presentación.

“La mejor carta de presentación que puedes hacer es mostrar lo que has conseguido”. No recuerdo quién me dijo estas palabras pero os aseguro que me las he grabado a fuego. Porque no hay mejor modo para demostrar quién eres, qué has hecho y qué puedes hacer que enseñando tus logros.

 

Pero como eso no es sencillo si no consigues una entrevista de trabajo o te encuentras a un reclutador en la cola del súper y se te ocurre hablarle… quizás, acompañar tu curriculum de una carta de presentación sea una buena opción.

 

¿Para qué una carta de presentación?

Imagina que montas en un ascensor. Y entra el directivo de esa empresa en la que te gustaría trabajar. Los dos vais a la planta número 15. Estáis solos dentro del ascensor. Se hace el silencio. Sólo suena una música cutrecilla de fondo. Es tu oportunidad. Tienes unos segundos para presentarte y venderte. ¿Qué contarías? Pues, más o menos, de eso se trata.

 

Una carta de presentación no es un resumen de tu curriculum. Una carta de presentación debe reflejar quién eres, qué quieres y por qué quieres trabajar en cierta empresa. Olvídate de hacer una carta estándar. Imagina que una chica o un chico te entra para ligar. ¿Qué preferirías? ¿Qué te dijese algo que podría decir a cualquiera o algo que sabes que es para ti porque nombra algo de tus rasgos físicos, de tus gestos o que has dicho? Pues ya lo tienes. Haz lo mismo en tu carta de presentación. Averigua a quién dirigirte y habla, de algún modo, del tipo de trabajos que han realizado y realizan en la empresa.

 

¿Qué debe incluir una carta de presentación?

Mira. Dale la forma que quieras pero no olvides incluir algunas cosillas:

- Quién eres, qué formación y experiencia tienes (resumido en un párrafo). Ve a lo que sea indispensable para el puesto que quieres conseguir.

- Qué buscas.

- Por qué quieres trabajar en esa empresa.

- A qué aspiras.

- Y, sobre todo, qué te diferencia.

 

Pero no vayas a decir que eres el mejor. Porque sabes que no es cierto. Recuerda que no ser el mejor no significa que no seas lo que necesitan. Si te has trabajado una marca personal, plásmala en la carta. Porque puede que sea el punto diferenciador que haga que suene tu teléfono. ¿Y por qué sé esto? Porque a mí me ha pasado.

 

Ahora, que he hablado con varios reclutadores y me han dicho que la carta de presentación pocas veces es absolutamente necesaria. Y como van hasta arriba siempre, tener que leerse una carta puede ser un engorro. Por eso, antes de enviarla intenta averiguar si se ha presentado mucha gente a la oferta. Porque, en ese caso, ya puede ser una carta que se lea en 15 segundos y sea tan atractiva que no puedan dejarla pasar… o les supondrá un fastidio (y no la leerán) tener una carta junto al curriculum.

 

Si vas a enviar tu CV como candidatura espontánea, personalmente te aconsejo que envíes también carta de presentación. Así que… primero piensa en qué tipo de proceso de selección vas a entrar y, después, si una carta de presentación puede o no ser interesante.

 

¡Suerte!